martes, julio 15, 2008

En Fiestas Patrias: Poemas a la Patria (Ciclo Feliz 28) 2




Ha llegado el momento de continuar con nuestro ciclo especial de poemas para celebrar la patria; esta vez la jarana la trae Felipe Pardo y Aliaga (1806 - 1868) con algunas estrofas de su poema "El Ministro y el Aspirante"; una vez más las recomendaciones del caso: niños no usar sin el consentimiento de sus padres.

El Ministro y el Aspirante

-
"No es posible estar mejor:
el amor al orden cunde,
la Hacienda va de primor,
y la instrucción se difunde.
Gobierno tan bienhechor ,
forzoso será que funde
la gloria de este hemisferio".
Este ocupa un ministerio

- " Esto se lo lleva el diablo:
el desorden que se nota,
no lo ataja ni San Pablo:
la Hacienda está en bancarrota.
Y, o no sé yo lo que hablo,
o hace este Gobierno idiota
del país un cementerio"
Este quiere un ministerio

- "¡Cuánto complace el que sean
premiadas hoy las virtudes!
¡Cuánto ver que sólo emplean
a hombres de honor y aptitudes!
¡Cuánto que su fin ya vean
nuestras largas inquietudes
de la ley bajo el imperio!"
Este ocupa un ministerio.

- "¡Da horror ver en su apogeo
a viciosos disolutos
y que no se da un empleo
sino a pícaros y a brutos!
La nación es el recreo
de estos dueños absolutos
¿quién sufre tal cautiverio?"
Este quiere un ministerio

(...)

Sin oir este charlar
eterno, aunque no administro
ni ambiciono administrar,
puedo, si el alma registro
de cada hombre, penetrar
que el que quiere ser Ministro
no usa del mismo criterio
que el ocupa un ministerio.


También en Puntos de Vista:

En Fiestas Patrias: Poemas a la Patria (Ciclo Feliz 28)


2 comentarios:

Ernesto dijo...

A Felipe Pardo y Aliaga me lo tomo con pinzas luego de leer este celebre parrafo, en que se revela su vocacion conservadora de manera total:
Viendo que ya eres igual
según mandan las leyes
al negro que unce tus bueyes
y al que te riega el maizal

Pável dijo...

El hombre era realista hasta los huesos, sí vi también ese poema en que "celebra" la condición de la ciudadanía, pero su ojo de recriminación hacia nuestra república no estuvo tan equivocado en este otro poema.

Saludos

Recientes

Recomendados