sábado, agosto 11, 2007

La poesía y la paradoja





Desde los versos más malos hasta los mejores es común encontrar ideas expresadas a través de los opuestos. En este momento se me viene a la cabeza se vals de amor que dice “ódiame”.

Aquí dos poemas de Pablo Neruda que ilustran un manejo notable del recurso, en el que se equilibra además ritmo y música.



XLIV

Sabrás que no te amo y que te amo
puesto que de dos modos la vida,
la palabra es un ala del silencio,
el fuego tiene una mitad de frío.

Yo te amo para comenzar a amarte,
para recomenzar el infinito
y para no dejar de amarte nunca:
por eso no te amo todavía.

Te amo y no te amo como si tuviera
en mis manos las llaves de la dicha
y un incierto destino desdichado.

Mi amor tiene dos vidas para amarte.
Por eso te amo cuando no te amo
y por eso te amo cuanto te amo.


LXVI

No te quiero sino porque te quiero
y de quererte a no quererte llego
y de esperarte cuando no te espero
pasa mi corazón del frío al fuego.

Te quiero sólo porque a ti te quiero,
te odio sin fin, y odiándote te ruego,
y la medida de mi amor viajero
es no verte y amarte como un ciego.

Tal vez consumirá la luz de enero,
su rayo cruel, mi corazón entero,
robándome la llave del sosiego.

En esta historia sólo yo me muero
y moriré de amor porque te quiero,
porque te quiero, amor, a sangre y fuego.

LXIX

Tal vez no ser es ser sin que tú seas,
sin que vayas cortando el mediodía
como una flor azul, sin que camines
más tarde por la niebla y los ladrillos,

sin esa luz que llevas en la mano
que tal vez otros no verán dorada,
que tal vez nadie supo que crecía
como el origen rojo de la rosa,

sin que seas, en fin, sin que vinieras
brusca, incitante, a conocer mi vida,
ráfaga de rosal, trigo del viento,

y desde entonces soy porque tú eres,
y desde entonces eres, soy y somos
y por amor seré, serás, seremos.



Un ejemplo de lo que es tratar bien a las palabras.


(Los poemas son parte del Libro “Cien Sonetos de Amor” del gran Pablo Neruda.)




2 comentarios:

Alan Ele dijo...

Si no me equivoco es el recurso más utilizado después de la metáfora simple. Se usa incluso en la música, como lo hace Joaquín Sabina; pero cuando lo hace Ricardo Arjona ¡¡¡ Oh, por Dios!! ya no más...

Saludos

Pável dijo...

Es la prueba de la calidad amigo... por ser usado, se cree que es fácil, entonces Arjona y similares nos atormentan con cursilerías

Recientes

Recomendados