viernes, abril 13, 2007

Cueto y Borges: Coincidencias coincidentes





En nuestro Post: Cueto la Confesión Literaria; hacíamos mención del relato “La Total Liberación”, en el que se narra la historia de un escritor que construye su obra “plagiando” un pequeño y perdido relato de Onetti.

En este artículo haremos una comparación entre “Emma Zunz”, cuento escrito por Borges y publicado como parte del “Aleph”, cuyo argumento, el mismo Borges confiesa, le fue sugerido por Cecilia Ingenieros; y el cuento “Los vestidos de una Dama” de Alonso Cueto, publicada en la antología del mismo nombre.

Los Argumentos:

Emma Zunz:

Emma, al enterarse de la muerte de su padre, recuerda al autor de la desgracia de su familia, el ahora rico dueño de una fábrica de tejidos, Aaron Loewenthal. El viejo Zunz había sido acusado de desfalco mientras el verdadero ladrón había hecho fortuna. Emma, pretextando la amenaza de huelga, logra una cita privada con Loewenthal. Las costumbres de Emma son un poco piadosas, así que requiere aprender otra rutina para realizar su venganza; ese día va a varios bares para observar a mujeres de mal vivir, luego da “al fin con hombres del Nordstjarman” y se acuesta con uno. Ya en la oficina de Loewenthal, mientras que aquél va por un vaso de agua, saca el revolver y le mata. Luego toma el teléfono y llama: “Ha ocurrido una cosa que es increíble... el señor Loewenthal me hizo venir con el pretexto de la huelga... Abusó de mí, lo maté...”

Hay ciertos puntos en la historia que merecen recalcarse: Emma ha preparado un discurso de venganza que no llega a pronunciar, porque en los nervios mata primero a su víctima, quien muere sin saber la razón.


Los Vestidos de una Dama:

Teresa es una chica de costumbres conservadoras (“una monja sin hábito” escribe Cueto); quien por casualidad encuentra una carta dirigida a su madre difunta. Rocha, rico empresario de la televisión había sido amante de su madre, la engañó y la abandonó embarazada.

Teresa mediante una mentira logra una cita con Rocha. Previamente se ejercita como mujer “fatal”, frecuentando hombres en el bar de un hotel. Entabla una relación con Rocha, hasta que llegado el momento se da a conocer y lo mata de un tiro. Abandona el cadáver en una calle de Lima.

Diferencias o variaciones

Superficialmente las diferencias son obvias: El relato de Borges es breve, mientras que Cueto desarrolla una historia un poco más larga. Sin embargo, al analizar los puntos de tensión, es donde las diferencias adquieren el tono de variaciones del original. Veamos:

Ambas historias se desencadenan en una carta. Emma Zunz es notificada de la muerte de su padre. Teresa encuentra una carta de amor dirigida a su madre en una enciclopedia.

En ambas historias hay un muerto que debe ser, de algún modo, vengado. Mientras que es el padre muerto quien desencadena la venganza de Emma; es la difunta madre la que lleva a realizar la suya a Teresa.

En el bar Emma rechaza a un hombre muy joven porque teme que le inspire ternura, en cambio prefiere a uno más grosero. Por otro lado, el tercer hombre con el que Teresa se frecuenta por un par de semanas, es un joven venido de Chiclayo.

La cuestión del discurso es otro punto de tensión: Emma naturalmente, no es una asesina, y dispara primero sin darse cuenta de que no había pronunciado su discurso final. Teresa, en cambio informa a Rocha la razón de su muerte con maestría y síntesis oratoria.

Los distintos puntos de tensión en la historia, sugiere que el relato de Cueto se desarrolla sobre la idea principal y la estructura del relato de Borges. Lo que Cueto habría hecho es variar y desarrollar los puntos de tensión: mientras que Emma se acuesta con uno, Teresa se acuesta con varios. Mientras que Emma simplemente mata a su víctima, Teresa se relaciona con él. Mientras que Emma apenas puede decir algo; Teresa pronuncia un discurso solemne... (Me hacer recordar a los estudiantes que cambian partes del trabajo de sus compañeros para disimular la copia).

Como resultado de esto, el relato de Borges es infinitamente superior:

En principio, el relato de Borges sugiere, mientras que Cueto nos presenta un personaje cerrado.


En segundo lugar: Emma es una figura verosímil, cuyo plan aun realizándose, tiene las fallas de toda obra humana (v.g. el asunto del discurso); Teresa, en cambio, en su ejecución matemática y milimétrica se nos presenta como un androide, más que una persona es un robot. ¿Cómo es que una chica de familia, una “casi monja”, se convierte en una asesina calculadora y brillante? La historia de Cueto pierde verosimilitud (en el caso de Emma hay un trasfondo moral y de honor propio de la época), queda reducida a una simple fábula.


Finalmente, el relato de Borges no es el simple relato de una venganza, en realidad hay un tema que se mueve bajo la superficie: esto es la naturaleza de la Verdad, la historia resulta en una especie de problematización de la lógica de lo falso y lo verdadero:



“La historia era increíble, en efecto, pero se impuso a todos, porque sustancialmente era cierta. Verdadero era el tono de Emma Zunz, verdadero el pudor, verdadero el odio. Verdadero también era el ultraje que había padecido; sólo eran falsas las circunstancias, la hora y uno o dos nombres propios” [1]


En cambio, el relato de venganza escrito por Cueto, no es otra cosa que el relato de una venganza.

Conclusiones:


En este caso, las conclusiones más interesantes, son las que brotan del propio lector.





Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta





Referencias:


[1] BORGES, Jorge Luis; “El Aleph”; Lima – Perú; El Comercio S.A.; 2000; p.47





Tags

2 comentarios:

MARÍA ALICIA GARCÍA FACINO dijo...

Los invito a leer humorísticos "REFRANES SOBRE PLAGIO" en http://jose-saramago.blogspot.com/

Pável dijo...

Excelente reconmendación, gracias

Recientes

Recomendados